Por medio de la representación figurativa, el escultor chihuahuense Alfredo Cota crea esculturas de distintas especies animales, transformándolos en símbolos propios. Su obra reflexiona sobre el contraste que se genera entre el comportamiento del humano civilizado y sus instintos animales. La propuesta escultórica analiza en particular aspectos de socialización y migración de algunas especies animales que siempre se mantienen en movimiento.

 

Curaduría: Gala Marisa García Herrera