banner

El Rio del Si y El Rio del No

de Annabel Livermore

 

Las pinturas que conforman El Rio del Sí de Annabel Livermore, deben ser consideradas una sola obra en seis paneles.  El paisaje resultante es entonces cuarenta y dos pies de largo, presumiblemente el más largo en su tipo  pintado en la región de Ciudad Juárez/ El Paso.

Entre la obra más política que Livermore ha hecho hasta ahora, estas piezas fueron una respuesta a la crisis que durante los pasados cuatro años ha afligido a Ciudad Juárez.  Simbólica más que realista, con la intención de trascender la sangre en las calles, algo misterioso y aún más maravilloso sucede en cada cuadro: objetos que flotan en el aire, plantas que crecen fuera de proporción, colores transparentes y delicados.

El paisaje de Livermore, etéreo y casi alucinatorio,  se refiere a nuestro valle y a nuestro rio. Los ríos son conocidos por tener poderes milagrosos de sanación y trascendencia y el rio que se muestra, el Rio Grande, es similar al rio Jordan como una importante fuente de vida tanto como una fuente de conflicto. Espiritual en el tono, con  metáforas y referencias bíblicas, la inventiva visual de Livermore en combinación con las figuras de oradores, bautizos, peregrinos, altares y floreciente crecimiento orgánico cultiva un sentido de optimismo.  Estéticamente similares  a sus  pinturas de Jornada del Muerto de aquélla region de Nuevo México ,  las pinturas del Rio del Sí de Livermore, difieren en que en ellas definen la región Juárez/ El Paso como una fuente de fertilidad, símbolo de la libertad y como un escenario para los milagros.

La oscuridad y el diminuto tamaño de la pintura El Rio del No, por otro lado amplifica el mensaje positive en El Rio del Si.  El Rio del No es un símbolo de un error, de un grave error.  Así como en el rio Styx separa el mundo de los vivos del mundo de los muertos en la mitología griega, El Rio del Sí de Livermore separa todas las cosas buenas de las cosas malas.

Filosóficamente, las obras de El Rio del Sí y el Rio del NO, tratan acerca de las elecciones que hacemos y nuestras actitudes frente a la adversidad. La vision artística afirmativa de Annabel Livermore se revela y confirma en la monumentalidad de estos trabajos.